El Consejo de Ministros del pasado viernes, 15 de febrero, aprobó un nuevo plan de ayudas (publicado en el BOE del lunes, 18) para la adquisición de vehículos propulsados por energías alternativas y la instalación de infraestructuras para la recarga de unidades eléctricas, entre otros apartados; el plan está dotado con 45 millones de euros, y será distribuido por las Comunidades Autónomas.

Se trata del MOVES (Programa de incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible) y engloba a todo tipo de vehículos, desde bicicletas hasta camiones.

Por lo que respecta al transporte, el incentivo oscila entre los 5.000 euros para un vehículo ligero eléctrico y los 15.000 euros para uno de transporte pesado.

Se pone como condición el achatarramiento de un vehículo N1 (de hasta 3,5 toneladas de MMA) con una antigüedad superior a los siete años para poder subvencionar la compra del nuevo. Además, los fabricantes, importadores de vehículos o puntos de venta deberán añadir un descuento mínimo de 1.000 euros en la factura.

A partir de ahora serán las Comunidades Autónomas quienes deban regular y convocar los términos de concesión de las ayudas.

Cabe destacar que del monto total de los 45 millones de euros, solo se destinará para la adquisición de vehículos entre un 20% y un 50% de esta cantidad, con un máximo del 10% a vehículos pesados propulsados por gas licuado del petróleo (GLP) y gas natural licuado (GNL) o comprimido (GNC). Entre un 30% y un 60% del presupuesto tendrá como fin la instalación de puntos de recarga eléctrica.