La Junta de Castilla y León, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda, ha convocado una nueva línea de subvenciones por importe de tres millones de euros -cofinanciadas al 50 % por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) de la Unión Europea-, con el objetivo de favorecer la incorporación de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en las pymes y en los negocios de autónomos de la comunidad.

Estos apoyos forman parte del paquete de 71,7 millones de euros en ayudas a la creación de empresas y a sus proyectos de inversión, crecimiento, innovación, tecnología e internacionalización que gestiona el organismo adscrito a la Consejería de Economía y Hacienda en el marco de la Lanzadera Financiera.

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publicó el 19 de noviembre un extracto de la orden de convocatoria de subvenciones del ICE por importe de tres millones de euros, “dirigida a mejorar la competitividad del tejido productivo de la comunidad y a impulsar su transformación digital. Esta línea da continuidad a la lanzada con el mismo fin en 2016, aunque se han modificado los requisitos para financiar un mayor número de iniciativas”, informaron fuentes del Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

Las ayudas cubren los gastos de consultoría asociados a la implantación de soluciones TIC para mejorar la eficiencia en la gestión empresarial. “Aquí se incluyen tanto aplicaciones muy interesantes para el comercio –relacionadas con el ‘e-commerce’, la experiencia de cliente, la cadena de suministro, los recursos humanos, las finanzas y las plataformas colaborativas, entre otras–, como las tecnologías más empleadas por la industria.”

En este segundo capítulo fuentes de la Junta de Castilla y León enumeran las relativas a comunicaciones y tratamiento de datos; ciberseguridad; computación; soluciones en la nube; conectividad para la monitorización y gestión en tiempo real de la empresa y sobre movilidad; en materia de impresión 3D, robótica avanzada o sensores y, finalmente, las vinculadas a la industria 4.0, el Internet del futuro y para la vida independiente.

Tres mejoras en esta edición

Entre las principales novedades que incluye esta convocatoria, agregan desde el gobierno autonómico, se encuentra la “ampliación del tipo de proyectos financiables y del colectivo de potenciales destinatarios, primando a las empresas que inician procesos de digitalización.”

En segundo lugar, detallan, se incrementa el porcentaje de la ayuda individual, que será al menos del 55 %, 10 puntos más que en la convocatoria anterior. Esta magnitud se eleva hasta el 60 % si la iniciativa está asentada en zonas que presentan desafíos demográficos, fundamentalmente del medio rural, y hasta el 65 % si se ubica en municipios mineros.

Por último, se reduce la cuantía mínima de la inversión requerida para acceder a estas subvenciones, de manera que pueden optar a ellas proyectos desde 6.000 euros –frente a los 12.000 euros estipulados con anterioridad– hasta los 150.000 euros.

Como complemento a esta línea de ayudas orientada a la digitalización industrial, el ICE mantiene abierta otra específicamente dirigida al sector TIC, también dotada con tres millones de euros, para incentivar el desarrollo de proyectos individuales o colaborativos de I+D relacionados con la industria 4.0 en el ámbito de las TICs. Su objetivo es fomentar, desde el lado de la oferta, el desarrollo de nuevos productos y funcionalidades que resuelvan las necesidades tecnológicas del tejido productivo.